Expresión de la excelencia

La imagen habla prácticamente por sí sola. El mejor jugador (y probablemente mejor defensor) de la historia defiende al jugador más imaginativo y más imprevisible que jamás haya pisado una cancha de basket.


A veces eso de que cualquier tiempo pasado fue mejor, es cierto.
Nos quedan los recuerdos. Ahí os lo dejo.

A %d blogueros les gusta esto: